Muchas empresas se llevan las manos a la cabeza cuando ven los resultados del inventario que hacen cada año. Por suerte el resultado económico se puede someter a “ingeniería financiera” y no afecta demasiado a nuestro balance económico. Nos podemos asustar por el dinero que nos está costado comprar dos veces lo mismo cuando no lo encontramos o, simplemente, por el tiempo que perdemos en buscar cualquier cosa. No sabemos dónde las tenemos (el tamaño del almacén multiplica esta afirmación) y, cuando decimos que estamos seguros de cuánto tenemos, no es del todo cierto.
Las empresas que han resuelto este problema (conocer su stock exactamente), han incorporado a sus sistemas un WMS (Warehouse Management System) que les dice en dónde han puesto cada cosa, incluso dónde ponerlas, o quién debe hacerlo, si el WMS es bueno.
Algunos WMS tienen costes muy bajos si los comparamos con saber exactamente cuánto tenemos (incluso dónde) o si los comparamos con la última inversión que hemos hecho en nuestro ERP.

www.grupoleuter.com

0 Comentarios
Ago 16, 2018 By Pedro Puig