En la década de los 90 (1990), Leuter puso en marcha muchos sistemas de gestión de almacén, SGA o WMS.

Entonces defendíamos que los terminales debían ir embarcados (adheridos a la máquina, tanto en las carretillas que movían pallets, como en las máquinas preparadoras). Sosteníamos que así se eliminaba el tiempo de recarga de las baterías (se alimentaban de la carretilla), el operario no se tenía que bajar y, al ser más grande, veía mejor la información. Se vendieron en España una proporción de terminales embarcados más grande que en ningún otro país.

El tiempo nos ha quitado la razón. Los terminales pequeños (generalmente de 20x14 caracteres), son flexibles y más baratos, hoy en día casi no se venden los terminales embarcados.

En el sector logístico, hay la necesidad de un cambio de interfaz de cara al operario, que hasta ahora no había sido un problema. El factor común de estas demandas viene dado por el tamaño de letra de los terminales RF conectados a un WMS así como la falta de intuitividad en el programa.

Parece que en el futuro volveremos a nuestra idea inicial: terminales embarcados tamaño tablet (no necesariamente rugged) y lectores de código de barras bluetooth. Las letras serán mucho más grandes y la interfaz ya no será modo carácter.

En el futuro cercano veremos muchos cambios en la interfaz de usuario de los terminales RF. Ya hemos puesto a nuestros técnicos a trabajar en esa dirección

0 Comentarios
Ene 11, 2019 By Pedro Puig