Es cierto que las paredes pueden hacernos sentir cómodos: existe un sitio para cada cosa y una cosa en cada sitio. Pero debemos tener cuidado, mucho cuidado. En logística las paredes son peligrosas y pueden reducir el espacio que tenemos disponible para la mercancía.

Por ejemplo, acotar los muelles (poner jaulas para dividirlos) y saber lo que hemos preparado o no, lo que es nuestro, del transportista o del cliente, puede ser necesario si tenemos un problema grave de seguridad, pero no es útil si lo que tenemos es falta de espacio.

En general los profesionales tendemos a resolver las cosas que vemos que no son otra cosa que síntomas. Es imprescindible encontrar los problemas reales que tenemos, no sus síntomas. Los problemas de seguridad se resuelven de una forma, los de espacio de otra.

WMS
0 Comentarios
Nov 9, 2018 By Pedro Puig