Cuando un preparador ejecuta una accion de picking : “vete a tal ubicación, recoge tres cajas o unidades de lo que hay en ese hueco”, es necesario confirmar la ubicación (estamos delante de ella gracias a la WiFi) para confirmar la acción. El WMS entonces, en tiempo real:

1. Resta la mercancía del contenedor de picking,

2. Suma la mercancía en el contenedor de preparación,

3. Genera una reposición (si es necesaria)

4. u otra acción (segunda vuelta) si no había suficiente mercancía en dicho hueco.

Si tiene que hacer más cosas que confirmar la ubicación, tiene un problema: debe cambiar su *WMS o implantar uno.

Estos tres son los sistemas de Picking (preparación) más usados: 

En un terminal de radio frecuencia (RF) el operario debe coger la cantidad que dice en la pantalla y confirmar la ubicación con un lector de código de barras (generalmente incorporado).
En un terminal de voz (VOZ), el operario debe coger la cantidad y confirmar la ubicación en voz alta leyendo los 3 o 4 últimos dígitos de la ubicación que ha oido.
En un Pick to Light (PTL) el operario debe coger la cantidad que dice el display y apretar el botón que está iluminado para confirmar la acción.

Los tres sistemas pueden cometer tres errores:

- Confirman la ubicación correcta, se confunde el operario y coge otra mercancía (generalmente por mala ubicación de esta).
- Diferencias de cantidad. El sistema pide 5 y el operario recoge 4 (suelen ser siempre a menos).
- Agarrar cajas cuando el sistema WMS pide unidades o viceversa (se confunde por la misma ubicación de cajas y unidades), no deja de ser una diferencia de cantidad.

(Por cierto, olvídense de leer el código de barras de la caja para evitar este último error. El operario lee cinco veces el mismo código físico y prepara solo cuatro cajas).

Por mucho que el comercial que nos vende cada uno de los tres sistemas insista en el que el suyo es mejor, ninguno de los tres sistemas aporta más seguridad en la preparación.

La preparación supone entre un 30 y un 40% de los costes totales del almacén, y estos son, aproximadamente, un 70% de paseo (tiempo que emplea el operario en ir a por la mercancía) y un 30% de preparación. La única diferencia entre los tres sistemas es que las manos libres permiten una preparación un poco más rápida (los RF han desarrollado versiones "wearable" para las muñecas) (todos los displays PTL deben estar al alcance de la vista del preparador).

Un terminal de VOZ cuesta el doble que uno de RF, y, más o menos, 20 displays PTL le costarán lo mismo que un terminal RF . 

Hay mucho que ganar si modificamos procedimientos o implantamos un *WMS, y NADA, O MUY POCO QUE  GANAR, SI CAMBIAMOS ENTRE LOS TRES SISTEMAS.

En Grupo Leuter, implantamos un WMS* o SGA y hemos instalado los tres sistemas en diferentes operaciones.

*WMS=Warehouse Management System

0 Comentarios
Dic 14, 2018 By Pedro Puig